Un diseño para confundir a los zoólogos: los equinodermos

Los equinodermos son animales marinos entre los que se incluyen las conocidas estrellas de mar, erizos de mar, pepinos de mar,…

El título del blog es debido al diseño externo de este tipo de animales. La naturaleza les dio un modelo rígido y ellos encontraron la forma de moverse mediante un sistema exclusivo que utiliza la presión hidráulica (ahora parece que sea ingeniera en vez de bióloga): el sistema ambulacral.

Este sistema exclusivo del grupo consiste en un conjunto de canales conectados a los pies ambulacrales. Estos pies son pequeñas patitas que permiten al animal moverse y que en las estrellas las podemos ver en su cara ventral (es decir la que siempre va pegada al suelo).

Lisboa 235 copia

Los canales están en el interior del animal y se conectan con el exterior a través de una plaquita (llamada madreporito) que es diferente a las demás y en algunas estrellas de mar se distingue muy bien si nos fijamos. Por ejemplo en Hacelia attenuata;

FOTO 008 - Hacelia attenuata

 

La placa continua en el interior del animal como un conducto que baja hasta la boca, llamado canal pétreo, que puede contraerse para dejar de comunicarse con el exterior; esto sucede cuando el sistema tiene suficiente agua, así el agua se mueve por los canales en el interior del sistema. El movimiento del agua en el interior del animal se produce por cambios presión, debido a unas vesículas que son capaces de llenarse y vaciarse de agua.Cuando el agua entra/sale de los pies ambulacrales hacen que estos se muevan.

Además en muchas estrellas de mar, estos pies acaban en una ventosa, lo que les permite subir por paredes verticales o trepar por las rocas (figura anterior). Si la estrella vive en fondos arenosos, estas ventosas solo impedirían el movimiento por lo tanto el pie ambulacral se utiliza como una pata, es el caso de Astropecten spinulosus o estrella de arena.

DSC07043 copiab

Para terminar la entrada de hoy os dejo un esquema de este sistema ambulacral:

esquemasistema

 

En los erizos, ofiuras y pepinos de mar el sistema es el mismo. Como podéis ver el movimiento de estos animales les obliga a invertir mucha energía, por eso es que gran parte del día se la pasan alimentándose.

Por ello, cuando movemos una estrella de mar para mostrarla a nuestro compañero de buceo le causamos un gran daño al animal debido a que ha tenido que invertir mucha energía en llegar a ese punto exacto, donde probablemente se esté alimentando.

Mercedes Varela

Doctora en Biología Marina (universidad de Alicante)

www.posidoniaecosports.com

English French Spanish
Ir arriba